domingo, 16 de octubre de 2011

eBay

   Dice que soy un maniático. Lo que creo es que ella desconoce lo que es eBay. Se lo he intentado explicar un montón de veces pero nunca quiere escucharme. En la demanda de divorcio asegura textualmente que soy un 'comprador compulsivo'. Pues no sé, la verdad, a lo mejor lo dice por mi colección de cascos de guerra. ¿Y qué le voy a hacer si me gustan los cascos de guerra? Dice que la estoy dejando sin sitio en casa. ¿Y para qué lo quiere?, ¿para poner sus búhos de porcelana? No sé aún si voy a firmar. Puede que mi matrimonio valga más que la colección pero cuando veo los cascos ahí colocados, reconozco que me transmiten más que ella. El abogado me ha dicho que la oferta es buena: "o los cascos o yo".
  Tengo que tomar la decisión. Mi mujer ha salido para que lo medite tranquilamente. En fin, tal vez acepte. Sólo tengo la duda de si mi última puja es más alta que la de ése australiano que siempre trata de quitarme mis objetivos, un tal John T. Travis, al que por lo visto no le ponen objeciones con 'sus cosas'. 
   Bueno, está bien, firmaré... pero juro que luego me saco un billete para Sidney. Me va a oír ése tío.

2 comentarios:

  1. Algunos son unos suertudos por lo de Sidney,digo

    ResponderEliminar
  2. ...pues sí... aunque desafortunado en lo demás...

    ResponderEliminar